La entrega del asfaltado de la carretera Vilcabamba – Loja, evidencia el trabajo articulado de las instancias de gobierno en favor del desarrollo de los pobladores del sur del país. Este evento contó con la presencia del Vicepresidente de la República, Otto Sonnenholzner, el Ministro de Economía, Richard Martínez, el Presidente del Directorio de BanEcuador, Jorge Wated, y otras autoridades nacionales y locales. Se completó esta visita con la entrega de créditos del banco público para financiar las actividades económicas en Loja.

En la ceremonia de entrega de créditos, Jorge Wated se mostró entusiasmado al constatar que con el crédito PYMES de BanEcuador, por 200 mil dólares, se financia un proyecto familiar que desde 1,950 compra el producto a pequeños cafetaleros de la parroquia Vilcabamba, contribuyendo al desarrollo económico de los agricultores. “Esto es el resultado de un gobierno completo, que construye carreteras y se articula para que los productores tengan infraestructura, planificación adecuada y recursos con la asignación del Ministerio de Economía y Finanzas”, señala Wated.

El Vicepresidente de la República resaltó que: “los ecuatorianos somos capaces de hacer las cosas; eso lo constaté cuando visité la planta procesadora de café. Las empresas familiares son importantes para el desarrollo porque logran transferir el conocimiento de padres a hijos, cuando trabajamos es por dar el ejemplo a los hijos y tener la satisfacción de haber logrado algo con la familia” y reiteró el compromiso del Gobierno que está empeñado en que prosperen las empresas y darles y una mano. También señala que “como pedido especial del Presidente de la República, el crédito tiene que ser ágil, sin entorpecer el trámite” y resaltó que en Loja se entregaron más 130 millones de dólares y en el país más de 2.000 millones para el desarrollo social y económico a través de créditos de BanEcuador.

Inmediatamente Angel Rentería, líder de la empresa familiar, ofreció la bienvenida a las autoridades a la parroquia Vilcabamba, “cuando en el túnel no había luz, BanEcuador nos dio luz”, mencionó. Rentería dijo que esta institución les visitó en su empresa y facilitó el crédito. “Al principio no creímos, el banco nos visitó, nos hizo firmar la solicitud e inmediatamente tuvimos el primer crédito por 120 mil dólares. Luego, para mejorar la producción y comercialización, la familia logró una reestructura que incluyó el incremento de capital hasta 200 mil dólares. La patria se convierte en territorio de productores”, alentó a la ciudadanía a que confíe en BanEcuador, El Banco del Pueblo.

La presencia en territorio de BanEcuador, El Banco del Pueblo se enmarca en la campaña “Dile Simón” al Banco a la Calle, que visita a los ecuatorianos en sus barrios, calles, plazas y negocios y domicilios para facilitar el acceso a los servicios bancarios.